jueves, 8 de septiembre de 2011

Pelea entre fichas estratégicas

Las tensas relaciones entre Turquía e Israel podrían aumentar la volatilidad del ya de por si conflictivo Medio  Oriente

Desde que una flotilla de origen turco que transportaba activistas a Gaza fue duramente detenido por soldados israelíes, nuevamente se viven tensiones diplomáticas entre estos dos países. Aunque las fricciones entre Turquía e Israel no son algo nuevo, las particularidades actuales de ambos Estados hacen que el choque sea aún más interesante.

Por un lado, Israel fue un Estado que nació moderno en una región caracterizada por su atraso, factor que le ha valido para derrotar a varios de sus vecinos a la vez como en la Guerra de los Siete Días o la del Yom Kippur, pero debido a esa hostilidad que despierta en la región le ha sido imposible establecerse como potencia regional. Por otra parte, Turquía poco a poco ha logrado superar su condición de Estado “tapón”, y darle la vuelta para aprovechar su posición geoestratégica como bisagra entre varias regiones –Balcanes, Medio Oriente y Cáucaso- y así tornarse en una nueva potencia regional, la cual ahora liderada Tayyip Erdogan muestra un perfil más pro-islámico.

Lo que ambos tienen en común es que se trata de aliados estadounidenses en la región, lo cual hace que este choque entre ellos vaya en contravía con los intereses de la primera potencia, principalmente al bajar su influencia en esta zona tan conflictiva. Es por ello, que en este instante la Secretaria de Estado Hillary Clinton se encuentra reunida con los respectivos ministros de relaciones exteriores de ambos países tratando de suavizar las relaciones entre estos dos países, aún sin llegar a un acuerdo.

Entre los posibles escenarios futuros aparte de un retorno a la normalidad, puede que esto presione a la Unión Europea a finalmente aceptar a Turquía dentro de sus miembros para apaciguarla, pero este se ve dudoso. También puede suceder que Israel quede finalmente encerrado por una vecindad de Estados enemigos quienes con el apoyo turco se sentirán más envalentonados, y sin el apoyo de EEUU que no puede arriesgar perder una zona clave como lo es aquella controlada por Turquía. Todo esto probando una vez más que en Medio Oriente aún queda mucha tela por cortar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario